¿Qué es la Enxebre Orden de la Vieira?

La EOV es un nexo de unión e interrelación entre los gallegos de la diáspora, mantenido tanto mediante contactos personales (capítulos, encuentros,  etc.) como a través de los medios escritos y electrónicos disponibles (publicaciones e Internet).

¿Cuándo y quién la creó?

La Orden nace como un gesto de galleguidad llevado a cabo por unos universitarios gallegos residentes en Madrid que, en aquel verano del año 1967, coincidieron en Panjón.

¿Qué significado tiene la denominación?

El nombre de “Enxebre Orde da Vieira” intenta aglutinar una simbología tradicional en el mundo cultural gallego con una mirada hacia la universalidad a través de los caminos que nos conectan con Europa y con el mundo, o lo que es lo mismo, parte de la forma de ser más arraigada en el alma gallega (lo que traducimos por “enxebre”) para proyectarla hacia la modernidad a través de esos caminos de la cultura (que en Galicia llegan de Europa y se confunden con los caminos xacobeos). La concha de vieira hace referencia a esos caminos de cultura y emigración, pero también a una Galicia marinera que mira al mar, y a una Galicia artesana y gastronómica en la que el placer de la comida es un placer de dioses.

¿Cuál es su estructura?

En la cuestión anterior no se dio respuesta al significado de la palabra “Orde”, un significado que, ciertamente, ha de buscarse en su proximidad a los ámbitos religiosos del medioevo. Pero la palabra “orden” hace también referencia a una estructura bien organizada y que, en nuestro caso, pretende representar la forma de mirar “al mismo tiempo y al mismo sitio” de los verdaderos amantes de nuestra Tierra. Y ese mirar conjunto ha permitido a nuestra “Orden” prescindir de toda estructura jerárquica (“ni tiene estatutos, ni cobra tributos…” reza su lema) adoptando únicamente como representación un consejo de venerables: el Consello de la Orden.

¿Qué obligaciones impone a sus miembros?

Ninguna, salvo,  la de redoblar su amor a Galicia.

¿Cómo se financia?

En consonancia con su falta de estructura, la EOV no tiene ni necesita ningún sistema de financiación. Cada miembro corre íntegramente con sus gastos, y esto hasta tal punto que se considera de mal gusto dejarse invitar por otro en alguno de los actos gastronómicos organizados por la Orden.

¿Qué requisitos se exigen para ser recibido en la Orden?

Los miembros de la EOV formamos un grupo abierto unidos exclusivamente por nuestro amor a Galicia. Cualquiera que sienta ese amor por nuestra Tierra pude sentirse miembro de la Orden y participar en sus actividades (sólo se requiere la comunicación de los datos necesarios para poder estar en contacto). Con independencia de lo anterior, en todos nuestros capítulos hacemos una ceremonia simbólica de recepción en la Orden de unas cuantas personas que hayan destacado públicamente en ese amor a Galicia aunque, desgraciadamente, por razones de organización, ese número es reducido, en relación al de aspirantes.

¿Cuál es el ritual del recibimiento?

Ante el Pleno del Consello, engalanado y en acto público y solemne, se procede a la:

  • Lectura pública del historial curricular del candidato/a, prestando especial atención a los hechos que demuestran su amor por Galicia.
  • Imposición de la capa de peregrino a Santiago.
  • Imposición de la Concha de Vieira, engarzada en cordón rojo, en forma de pectoral.
  • Entrega de la insignia de solapa.
  • Entrega del diploma de miembro de la Orden con el lema: “POR CANTO FIXO, FAI E AINDA MAIS FARÁ POLO ERGUEMENTO DA TERRA, PARA QUE VIVA ENTRE NOS, CON LEMBRANZA E AMIZADE”

¿Cuántos nuevos miembros se reciben cada año?

El límite viene fijado por el tiempo disponible y, normalmente, no se suele superar el número de quince admitidos por capítulo. Dado que muchos de los actos de la Orden tienen un importante contenido social, la admisión de cada miembro suele ir acompañada de la de su consorte.

¿Es exclusiva para caballeros?

La EOV no dispone de estatutos propios por lo que las ideas de sus miembros coinciden con la cultura predominante en cada una de las distintas etapas por las que la Orden fue pasando. La realidad es que actualmente la EOV no distingue en absoluto entre sexos aunque, por esas razones comentadas, el predominio de hombres es mayor de lo deseable.

¿Cuántos miembros tiene la Orden?

El colectivo de personas que han sido recibidas en la Orden hasta la fecha supera los dos millares entre Damas y Caballeros.

¿Dónde residen la mayoría de los miembros de la Orden?

Aunque la EOV nació en Galicia, sus primeros miembros fueron jóvenes universitarios gallegos desplazados en Madrid. Por ello, la mayoría de los miembros más antiguos formaban parte de la colonia de gallegos en la capital de España. Hoy en día, la dispersión es mucho mayor aunque las razones históricas y, probablemente, el hecho de celebrarse en Madrid los capítulos ordinarios todavía mantienen esa mayoría. En todo caso, según el directorio que se incluye en todos nuestros libros, la Orden se extiende en este momento por 28 países de cuatro continentes.

¿Qué personajes más populares han sido recibidos en la Orden?

Después de 48 años de actividad, es muy difícil realizar este resumen, porque se incurriría en injustas omisiones. Además, algunos ya han fallecido. No obstante, y a título de ejemplo, citamos los siguientes:

Entre los escritores: Celso Emilio Ferreiro, Carmen Martín Gaite, el poeta José Angel Valente, Gonzalo Torrente Ballester, Elena Quiroga, Joaquín Calvo Sotelo, Camilo José Cela, Darío Villanueva… (¡una buena representación de la Real Academia Española!),  Alfredo Conde o Alonso Montero.

Entre los periodistas: Manuel Blanco Tobio, Mª Víctoria Fernández España, Felipe Fernández Armesto, Daniel Hortas, Raimundo García Domínguez (BOROBÓ), Ramón Villot, José Manuel Rey, Enrique Beotas, Carlos G. Reigosa y otros más televisivos como Fernando Onega,  Luis Mariñas Lage o Manuel Torre Iglesias.

Entre los políticos: Pío Cabanillas, Manuel Fraga, Abel Caballero, José Manuel Romay, Emilio Pérez Touriño, Alvaro Rodríguez Bereijo, José Blanco López y muchos otros, sin distinción alguna de ideologías. Además de Ministros del Gobierno Central o Conselleiros del Gobierno Autonómico de Galicia, son miembros de la Orden varios expresidentes de Gobierno como Leopoldo Calvo Sotelo (España), Raúl Alfonsín (Argentina) o Luis Alberto Lacalle (Uruguay).

Otros colectivos importantes son el de los catedráticos (con varios Rectores de distintas Universidades), el de los empresarios y el de profesionales.

También contamos con una significativa representación del mundo del arte y del espectáculo, como Laxeiro, Solla, Zumel, Juan Pardo, Amancio Prada, Carlos Nuñez, Moncho Borrajo, Sancho Gracia o Alberto Cortez y Cristina Pato.

Qué actividades realiza la Orden?

La actividad más destacada y permanente durante los 48 años de vida de la Orden ha sido la celebración del Capítulo General Ordinario, acto que tiene lugar en Madrid  a principios de marzo. A él suelen acudir alrededor de varios centenares de personas entre miembros de la Orden e invitados.

La Orden celebra también un capítulo extraordinario en Galicia todos los Años Santos, capítulo que va precedido de la correspondiente peregrinación y ofrenda al Apóstol.

Excepcionalmente, y respondiendo a nuestro carácter eminentemente peregrino, la EOV celebra ciertos capítulos extraordinarios en aquellos países donde la colonia gallega tiene una mayor importancia o por otras circunstancias excepcionales. Entre estos capítulos podemos destacar los de Río de Janeiro (1991), México (1993), Nueva York (1994), Lisboa (1999), Buenos Aires (2000), Roma (2007), segundo en Nueva York  (2008), Irlanda (2009), Jerusalén (2010) y Varsovia (2014)

Estas celebraciones han sido consideradas como los Encuentros más relevantes de la colonia gallega en la diáspora.

¿Qué distinciones otorga la Orden?

La selección para ser recibido en la Orden es ya de por sí una acreditada distinción, por cuanto la relación anual de personas propuestas para ser recibidas suman varios centenares y sólo unos pocos, por razones de tiempo y organización, son elegidos.

Otra importante distinción son los TROFEOS GALEGUIDADE que se otorgan a una “Persona Física”, a una “Persona Jurídica” y a un “Medio de Comunicación Social” y que distinguen una larga trayectoria profesional con especial dedicación a la “galleguidad”.

La distinción más reciente lleva el nombre de MADRIGALLEGOS DE ORO, y se otorgan cinco : al Mérito Empresarial, al Mérito Periodístico, al Ejercicio de la Medicina, al Mérito Jurídico y al Mérito en el Servicio Público, sectores que vienen a coincidir con las diferentes asociaciones de profesionales gallegos en Madrid. En este caso, como es lógico, los candidatos han de ser gallegos y residentes en Madrid.

También la Orden, en su preocupación por el mundo del Arte en general, otorga cada año la VIEIRA DE HONOR A LA CALIDAD ARTÍSTICA. Los candidatos han de ser gallegos y destacar especialmente en alguna faceta artística.

El Cuadro de Honor de los Madrigallegos de Oro y el Palmarés de los Trofeos Galeguidade se recogen actualizados en nuestras páginas de Internet.

La última ha sido la creación de los “Ángeles del Camino” para distinguir a personas que se hayan significado especialmente en la atención a los peregrinos a Santiago.

A su vez, la Orden de la Vieira recibió, y recibe, numerosas distinciones de diversas instituciones y colectivos gallegos de todo el mundo.

¿Y la actividad editorial de la Orden?

La impresionante labor divulgativa de la EOV queda reflejada, además de en los numerosos folletos informativos y programas, en los 38 libros editados hasta la fecha por la Orden, muchos de ellos con más de medio millar de páginas y cada uno de ellos con una tirada de unos 2.000 ejemplares. La importancia de esta labor se acrecienta si se piensa que todas estas publicaciones han sido distribuidas de forma totalmente gratuita entre los miembros de la Orden y entre los principales centros gallegos del mundo.

¿De qué tratan los libros editados?

La mayoría responden a la temática desarrollada en la celebración capitular correspondiente, así: “Galicia y la Música”, “Galicia y la Artesanía”, “Galicia Calidade”, “Galicia Xacobea”, “Galicia y la Universidad” (que recoge las biografías de más de un centenar de docentes universitarios e investigadores gallegos que residen fuera de Galicia),  “Cultura Celta” etc.

Otra serie, denominada monográfica, recoge ediciones facsímil, en su día agotadas, como el “Diccionario Castellano-Gallego de las Irmandades da Fala”, “Pablo Iglesias, el Gallego”, “Tres Contos de Eugenio Montes”, etc.

Entre los estudios que requirieron una más ardua elaboración, debemos citar “A Galeguidade no Mundo” (dos ediciones), que en su día fue el primer estudio sobre los Centros y demás colectividades gallegas en la diáspora.

En nuestra pág. Web: ordenvieira.com, se publica la relación actualizada de nuestra publicación editorial, con sus características.

¿Qué idioma utiliza la Orden en sus actos y en sus publicaciones?

Dado que la gran mayoría de los participantes somos bilingües, utilizamos indistintamente el gallego y el castellano, con predominio de este último por respeto a los que no conocen el gallego. Seguimos el criterio expuesto por Celso Emilio Ferreiro en su discurso de apertura del Capítulo de la Orden del año 1976 en el que nos decía:

“Hoy no seguiré mi hábito de hablar en la lengua que me es propia y materna -lengua que, según mi paisano Curros Enríquez, es la que los ángeles suelen emplear para entenderse con Dios-; y lo hago en el idioma que es común a todos los españoles, impelido por una elemental razón de cortesía, ya que aquí, entre nosotros, honrándonos con su presencia, están muchas personas que no son de nuestra tierra, y sería una imperdonable desconsideración hablarles en una lengua que no entienden, aunque aprovecho la ocasión para decirles que debieran irla aprendiendo, porque la lengua gallega, hoy minoritaria, -y vuelvo a citar a Curros- será la lengua universal del mañana…”

Resumiendo ¿qué persigue la Orden?

La Orden persigue destacar todo lo mejor que Galicia tiene: sus gentes, sus tierras, sus productos. Interrelacionar a los gallegos que residen fuera de Galicia y estimularles para que mantengan vivo su amor por la tierra gallega. Queremos hacer brotar también el amor por nuestra tierra entre todos aquellos que no han nacido en Galicia pero que están en condiciones de amarla, queremos hacerlos gallegos por adopción, por inmersión o, incluso, por contaminación. Y todo ello sin desprendernos del espíritu festivo que siempre mantuvo nuestra Orden desde sus instantes fundacionales.

Después de más de más de 48 años de actividad ¿qué ha conseguido la Orden de la Vieira?:

Hemos prestado  atención a un colectivo de gallegos de la diáspora que, por diversas razones, no suele integrarse en los centros gallegos.

Hemos recuperado para la galleguidad activa a relevantes gallegos que, al menos formalmente, asumen el compromiso público de hacer algo más por Galicia (“por canto fixo, fai e ainda mais fará, polo ergemento da Terra…”), dice el diploma que reciben.

Hemos logrado la interrelación de numerosos gallegos del exterior, entre si y con los del interior.

Hemos potenciado el orgullo de ser gallegos, hasta el punto de que incluso destacados personajes, aspirantes a ingresar en la Orden, alardean de sus raíces gallegas, retrotrayéndose a sus antepasados.

Hemos recibido como gallegos de adopción a no pocas personas que sienten especial predilección por Galicia y que han llegado a ser paladines de la galleguidad, como fue el caso de los periodistas Enrique Beotas y Epifanio Tierno.

Hemos expandido la semilla de la galleguidad activa y del espíritu xacobeo en cerca de 30 países, con más de un millar largo de “Cofrades da Orde”, con los que continuamos en contacto.

No obstante todo lo expuesto, somos conscientes de que nuestra aportación representa un granito de arena, respecto a lo mucho que queda por hacer.

La Orden lo ha conseguido todo, y no ha conseguido nada. No buscábamos honores, ni poder, ni dinero… y nada tenemos. En cambio, buscábamos mejorar la imagen de Galicia en el mundo y entre sus propios ciudadanos, queríamos impedir que cayera en el olvido entre quienes tuvieron que abandonarla, aumentar su autoestima y la admiración de los demás hacia ella, hacia su cultura, su tierra y sus gentes. Tampoco aquí lo hemos conseguido todo, pero estamos satisfechos; y, en todo caso, aún estamos con fuerzas para seguir luchando.

EL CONSELLO DE LA ORDEN Madrid, Marzo de 2015